viernes, 26 de noviembre de 2010

RESTAURANDO UN BAÚL...


Este baúl en madera de riga, descendiente de algún familiar, estaba tratado con tintes al alcohol y pigmentos, una capa de pintura y abierta la madera por diferentes sitios, por dentro estaba forrado con papel.
Fue un trabajo un poco latoso a la hora de dejar la madera en su color natural, pues probé con diferentes técnicas para eliminar el acabado y al final tuve que usar una mezcla de decapante, cristal, calor, lija… para poder dejarlo limpio. Ajuste las zonas que estaban desencoladas, puse madera en las zonas que lo precisaban, limpie la parte interior del papel y posteriormente lo lije todo bien, le di un nuevo tinte y barniz protector a todo el conjunto. Las bisagras y cerradura las trate con un antioxidante, le coloque unas patas para levantarlo unos centímetros del suelo y protegerlo con ellas… Y quedo para que dure unos cuantos años más, tantos como los que tiene.